top of page
collov-home-design-Pf-GjKfYGO4-unsplash.jpeg

El Blog de la Academia

Inspírate y profundiza en temas concretos de la decoración.

¿Critican tu decoración? Puedes solucionarlo. Cómo lograr que tu decoración sea incuestionable.

Si convives con tu familia y tienes hijos, es muy posible que estés sufriendo porque critican tus decisiones de decoración.

 

Y por eso tienes miedo de meter la pata. De cometer errores cuando haces cambios en tu decoración.

Te voy a ayudar a solucionarlo.


Hoy hablaremos de cómo lograr que tu decoración sea incuestionable.

 


Mujer en salón decoracion con autoridad y conocimiento. pexels-cottonbro-studio-7407954

De cómo lograr ser una autoridad en decoración.


Quizás te pase lo mismo que Gloria, una de mis seguidoras que hace unos días me envió un email, que decía: 

 

“Hola María desde Colombia.

 

Leyéndote vuelvo a caer en cuenta que siempre me preocupa mezclar las épocas y estilos de las cosas. Me da miedo meter la pata; 

 

Además, porque mis hijos siempre me están criticando lo que tengo.

Bueno ahora me importa menos, porque se están terminando de marchar, así que voy a revisar mis cosas y volveré a mostrar lo que más me gusta.

 

Un abrazo de un ama de casa que te admira”

 

 

 

Cuando leí esto pude sentir su pena, su miedo a equivocarse y su dolor.

 

El de un camión te pasa por encima. 

 

Recordé cuando eso me pasó a mí. 

 

Te voy a contar la historia de "La sombrilla de playa", para que sepas como solucionarlo:

 

 

Cuando estaba decorando el salón de mi casa, me enamoré de la idea de colocar una sombrilla de playa en el punto focal.

 

Busqué y busqué, hasta encontrar una joya en amarillo, con estampado de flores y flecos, digna de una película de los años 70.

 


Decoración salón Antes-Después | La Academia de Decoración
Decoración salón Antes-Después. Sombrilla de playa en el punto focal.

La idea meter una sombrilla de exterior en el interior de mi casa, se me ocurrió inspirada por uno de los decoradores que más admiro, Luis Galliussi.

 

Y si esta idea me gustó tanto, había razones, más allá de lo estético.

 

Para mí la sombrilla simboliza mis veranos en la isla Menorca. Y es la nota discordante que hace que el espacio encaje todavía más conmigo.

 

Si te conocen te entenderán.


Menorca es el único lugar de esta Tierra donde me siento verdaderamente vinculada emocionalmente. 

Es donde he pasado largos y felices veranos toda mi vida.

Lo asocio a la familia, que es una de mis prioridades en la vida.

 

La sombrilla en el salón es mi historia y las cosas que amo. 

Un elemento que me hace feliz ver cada día. Que me recuerda quien soy.

Y significa tener el verano en casa los 365 días.

 

Yo estaba feliz.

Pero pronto llegó el desencanto.

 

Desde el primer momento que la sombrilla llegó a casa, fue criticada por mis hijos.

 

Aun así, la puse a presidir el punto focal del salón. Como diciendo: ¡Aquí estoy yo!

 

Estaba claro que era el elemento discordante. Sorprendente y rompedor. Y eso me encantaba.

 

Incluso algunos de mis seguidores en YouTube criticaron esa decisión, al verla en el vídeo donde explico cómo decoré el salón de mi casa, siguiendo mi propio Método.

 




En general tuvo muy buenos comentarios. Pero también pude leer comentarios como:

“Me gusta mucho el salón, pero no entiendo que hace ahí esa sombrilla”. 

“La sombrilla no pinta nada en ese espacio”.

 

Las opiniones de los demás nos influyen, aunque no queramos. 

Especialmente las de nuestros seres queridos.

Y en muchas ocasiones nos hieren, sin darse cuenta.

 

Te sigo contando...

La sombrilla estuvo ahí mucho tempo, pero un día me cansé de escuchar críticas y la terminé quitando de su sitio. 

 

Debo decir que lo hice con mucha pena.

Pero lo hice también pensando en darle un cambio al salón. 

Y creo que, me auto engañé, para justificar una decisión que en el fondo iba en contra de mis deseos. 

 

Los seres humanos a veces lo hacemos.

 

Pasaron los días y los meses y yo echaba de menos ver esa sombrilla en su lugar.

De hecho, nunca quité de la pared los colgadores que la sostenían, por si en algún momento decidía volver a colgarla.

 

Y finalmente un día, decidí volverla a colocar en su sitio.

 

Y lo hice porque una razón poderosa: 

Pensé, ¡María, has decorado mi salón con un método que funciona!

Si no te entienden, no pasa nada.

 

Me di cuenta de que mis emociones me jugaron una mala pasada, haciéndome olvidar que tengo el conocimiento. 

 

Que sé lo que hago. Tengo autoridad.

 

Que mi decoración está creada en base a un método que me permite tomar decisiones correctas para que todo encaje. 

 

Y que en ese método hay dos aspectos fundamentales:

 

  1. Tu casa debe ser el reflejo de tu personalidad. Debe encajar contigo.

  2. Poner una nota discordante que rompa con el conjunto está permitido, siempre que ese elemento tenga un significado y una importancia para ti. Que te haga feliz verlo cada día.

 

En esta vida no se puede agradar a todo el mundo. Y sé que no agradar a tus hijos, con algunas de tus decisiones, es doloroso.

 

Pero las críticas de los demás no hay que interpretarlas como ataques personales.

 

Simplemente significan que hay una diferencia de criterios.

 

Posiblemente, esa diferencia se debe a que uno tiene conocimiento y puede entender.

Y el otro, sencillamente tiene opinión, pero no tiene conocimiento.

 

En cualquier caso, si te critican es porque tu decisión ha resultado impactante a los demás. Y eso no necesariamente es algo malo.

 

 

 

Pero vamos a lo práctico: por qué pasa esto y cómo resolverlo.

 

Cuando critican nuestra decoración puede ser por dos motivos:

 

  • Falla la armonía estética del espacio.

Hay piezas que están perjudicando la estética del espacio en su conjunto. Puede ser por su estilo, su color, su forma o sus materiales. Si falla la armonía puede ser que falte el conocimiento.

 

  • Hay armonía, pero falla la comprensión.

Las otras personas no entienden que las cosas que incluimos en la decoración, están ahí porque tienen un significado especial para nosotros. Que nos hacen felices. Entonces, habrá que explícales el motivo.

 

Por eso, si estás en la situación de mi querida Gloria, hazte preguntas como estas:

 

¿Las piezas que están criticando son que verdaderamente son importantes para mi? 

 

¿Ver estos objetos en mi casa me aporta algo en mi vida? 

 

¿Me hace feliz verlos cada día? ¿me aportan bienestar? ¿me dan alegría?

 

¿Si las quito, las echaré de menos?

 

¿Me recuerdan experiencias pasadas que me hicieron feliz?

 

Y si la respuesta es no. 

Es mejor quitarlas.

 

Y no porque las estén criticando.

 Sino porque no tienen un significado especial para ti, en primer lugar, y, además, no resultan agradables para los demás. No les gusta verlas.

 

Si no hay armonía quiere decir que no encajan en el espacio.

 

 

Si la respuesta es sí.

Si esos objetos cuentan algo de tu historia, trata de conservarlos. 

 

Pero, ojo, cuando el río suena, agua lleva.

 

Puede que no estén encajando, pero tu quieres verlos ahí.

Entonces, pregúntate cómo podrías mejorar tu decoración, para que estos objetos encajen en tu casa, creando un espacio bello, que resulte agradable a los demás.

 

Puede que no estén en el lugar adecuado.

O que las cosas que haya a su alrededor, se den de bofetadas con ellos.

 

Y ahora te daré la clave para resolver esto.

 

 

 

Te lo diré en una sola palabra:

 

Prioriza.

 

 

Identifica las piezas de decoración que son verdaderamente importante para ti.

 

Y construye tu proyecto de decoración, teniendo en cuenta su estilo, colores, materiales y formas. 

 

De ese modo, lograrás que encajen. Que todos los elementos que incluyas en el espacio tengan un sentido. Un propósito.

 

Priorizando encontrarás el propósito de tu decoración.

 

Y lograrás que las piezas que amas, encajen.

 

Que verlas en el conjunto resulte agradable para ti y para los demás.

Y, además, explica a quienes critican, por qué están ahí. Les ayudarás a conocerte mejor.

 

Con criterio.

 

Lograr que todo encaje en un espacio no es algo que puedas lograr siguiendo tu intuición.

 

La intuición solo sirve… cuando ya tienes conocimiento. 

 

… cuando tienes criterio y método para tomar buenas decisiones.

 

… cuando tu mente está adiestrada para reconocer lo que funciona.

 

… cuando sabes porqué, dónde y cómo introducir una nota discordante en tu espacio.

 

Al priorizar y marcar un propósito, sabrás distinguir lo importante de lo superfluo.

Y eliminar esto último de tu espacio, porque puede que esté contaminando el resultado final.

 

Pero necesitas adiestrar tu mente y decorar tu espacio siguiendo un método ordenado, hasta que seas capaz de hacerlo por intuición. 

Hasta que tengas interiorizado el conocimiento.

 

Moraleja:

El conocimiento es el camino para ganarse la autoridad.

 

El camino para poder decorar con criterio.

Para tener seguridad en las decisiones que tomas.

Para que encajar las críticas con sabiduría.

 

El conocimiento es el camino para lograr que tus decisiones de decoración sean incuestionables.

 

Para que tengan un sentido y las entiendan, quienes sepan entenderte a ti.

Y ahora hablemos de ti.

¿han criticado alguna vez tu decoración?

¿tenían razón los que criticaron o no?

Me interesa conocer tu experiencia la respecto. Te invito a dejarme un comentario aquí abajo.

Y a seguir leyendo... si es que deseas solucionar ese problema, para siempre.


Si deseas tener conocimiento para lograr que tu decoración sea incuestionable, te invito a descubrir EL MÉTODO DECORA TU CASA.

 

Aprenderás en 5 semanas.

Como un o una profesional, cuyo criterio será absolutamente incuestionable.

 

Y lo practicarás conmigo durante 3 meses.

Te acompañaré, mientras decoras toda tu casa. 

 

Esta formación ahora incluye una sesión semanal conmigo por video llamada, para que resuelvas tus dudas, tengas claridad y adquieras el criterio visual.

 

Lo amortizarás rápido. 

Con lo que te ahorres en muebles y accesorios innecesarios. 

Y no necesitas un decorador. Nadie mejor que tú para hacerlo.

 

Si quieres 

  • ganarte la autoridad ante los demás

  • aprender con una formación 30% teórica y 70% práctica,

  • que podrás pagar en 3 cómodos plazos

  • y hacerla mientras decoras tu casa, con mi acompañamiento durante todo el proceso, pincha aquí.

 

¡Te deseo un gran día!

 

María González Revuelta

LA ACADEMIA DE DECORACIÓN

 

P.D. Y si conoces a alguien a quien hayan criticado por su decoración, reenvía este post para ayudarle. Por mi cursos ya han pasado más de 1.000 alumnos. Y si ellos han aprendido...

 

1 Comment

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
Rated 5 out of 5 stars.

Espero que este post te haya ayudado a entender cómo ganar autoridad con tus decisiones de decoración.

Si tu también has sentido lo mismo que Gloria. Si en tu hogar critican tu decoración y deseas solucionarlo, te invito a dejarme un comentario y contar tu historia.

Estaré muy atenta para leerte, porque así te conozco mejor y en el futuro puedo publicar contenidos que te ayuden en tu caso. Si aun no estás suscrita a mi Newsletter, Hazlo ahora. AQUÍ ABAJO. Con mis emails aprenderás mucho. ¡Que tengas un feliz día!

Like
bottom of page